Novembro 2019
L M M X V S D
« Out    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

En Caamouco.Net

Cómo se paga a crise?

¿Y todo esto cómo se paga?

La financiación de los planes de rescate provocará el mayor endeudamiento de la historia

ALICIA GONZÁLEZ 18/01/2009

Los gobiernos de todo el mundo están centrados en estos momentos en salir cuanto antes de la recesión. No importa cuánto dinero haya que aportar a los planes de estímulo económico ni las participaciones que haya que tomar en bancos privados o las ayudas de Estado que haya que distribuir entre todo tipo de industrias. Hay que hacer lo que sea con tal de salir de la crisis. Ésa es la única prioridad. Después ya veremos.

En las crisis financieras, la deuda real aumenta un 86% de media

El mercado prevé 3 billones de dólares en emisiones de bonos sólo este año

El ‘tsunami’ de deuda forzará una subida de tipos, según Roubini

Con retornos del 14% en 2008, hay temores de una burbuja de bonos

El pago de la deuda hará que muchos planes de gasto queden en el olvido

Sólo que no conviene olvidar que “todo eso no es gratis”, como recordaba por teleconferencia esta semana el gurú de la crisis, Nouriel Roubini.

Aunque ese momento -el de pagar- parezca ahora lejano, los precedentes de otras crisis financieras no dejan mucho margen para el optimismo. Los profesores Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, y Carmen Reinhart, de la Universidad de Maryland, apuntan en su último trabajo que el nivel real de deuda pública de los países que sufrieron una crisis financiera en el último siglo aumentó de media un 86% en los tres años siguientes a la crisis [ver gráfico de la derecha].

En ese trabajo (Las secuelas de las crisis financieras, publicado en diciembre), los dos profesores aseguran que lo que verdaderamente dispara el endeudamiento de los países no es el coste de los planes de rescate ni la recapitalización del sistema bancario, sino “el inevitable colapso de los ingresos fiscales que sufren los Gobiernos en una recesión profunda y prolongada, así como las políticas fiscales contracíclicas destinadas a mitigar la desaceleración”.

En todo caso, las comparaciones históricas que se hacen en ese informe se refieren a episodios de países individuales o de una región -salvo los relativos a la Gran Depresión de los años treinta-, no a una recesión sincronizada como la actual. Rogoff y Reinhart reconocen que esa circunstancia va a dificultar la salida de la crisis para algunos países y que, en el caso de los países emergentes, “las suspensiones de pagos suelen aumentar cuando varios países sufren a la vez crisis bancarias”.

Comentarios pechados.